Llama la atención el tiempo que ha pasado desde que dijmos que volvíamos a las andadas hasta que realmente esto ha ocurrido. Los factores y eventos son muchos, muy variados y casi todos bastante entretenidos (aunque los hay también apocalipticos), pero el hecho es que hemos vuelto y esta vez no solo para deciros que hemos vuelto si no con nueva escenografía.

Añadimos a nuestras creaciones otro pequeño elemento de escenografía:

Generador de Energía Kinder

Lo hemos llamado así pero podría ser cualquier cosa, la entrada a un bunker subterráneo, un puesto de vigilancia remota, de comunicación… lo que sea y porque, como puede que ya hayáis acertado a pensar, esta hecho con un huevo kinder. Pasamos a las fotos y explicamos proceso y materiales:

La escenografía junto a un bote de pintura de Games-Workshop para que os hagáis una idea del tamaño.

Como siempre esta escenografía cumple nuestras queridas 3 B´s: Bueno, bonito y Barato. Los materiales que necesitaremos son:

-El recipiente de la sorpresa de un huevo Kinder (de los de siempre, aunque no hace falta que sea kinder, supongo que los del Schlecker no cambiaran mucho)

-Pinturas

-Piezas sueltas que os sobren de miniaturas

Bien, el proceso es sencillo, cómodo y para toda la familia. Abrís el huevo kinder, os lo coméis y montáis vuestra maravillosa sorpresa, que podéis disfrutar en compañía de vuestros hijos, pareja, suegra o en solitario, que dicen que mejor solos que mal acompañados.

Una vez hecho esto, seréis poseedores del envase de la sorpresa. Lo abrimos y doblamos el plástico que hace de “bisagra para que quede como en las imágenes. Que no os importe que se ponga blanco el plástico al doblarlo porque vamos a pintarlo.

Una vez hecho esto seleccionamos las piezas que queremos añadirle para que quede mas gracioso. Nos sirve cualquier cosa, escotillas de tanques, piezas del señor espectral, gemas, trozos de arma… Yo he seleccionado lo que veis en la imagen, me gustaría deciros que es, pero lo tenía de una matriz equivocada que me salio en una caja de eldar así que…

Una vez le hemos pegado todas las pijotadas pasamos a pintar. Le damos una capa de imprimación en negro con pincel seco para que queden grumos y luego gris por encima también en pincel seco. Conseguimos que quede la textura mas realista y si sabéis pintar mejor que yo incluso os saldrán sombras donde tienen que salir. Luego le pintáis los detalles y listo.

Cuesta bastante poco de hacer y queda algo bastante majo. Como siempre este no es el modelo final, se pueden hacer mil diferentes: con el envase cerrado, cortando la “bisagra” y dejándolos separados… todo lo que se os ocurra y desde luego se puede pintar de otros cientos de maneras.

Espero que os guste y nos enviéis fotos de como os ha quedado o los cambios que le habéis hecho.

Hasta la próxima, ¡no olvidéis comentar que os parece!